"Theater ist auch, was der Zuschauer nicht sieht."

Magali Acha | Diseño de Escenografía | Prohibida su copia parcial o total, las imágenes son propiedad de Magali Acha | 2019

 

ESTO TAMBIEN PASARA

        Ficha técnica  

Dramaturgia: Mariano Saba

Actúan: Mariela Asensio, Fernando Gonet, Alejandro Lifschitz, Alfredo Martín, Mariano Saba

Diseño de vestuario: Ana Algranati

Diseño de escenografía: Magali Acha, Andrés Binetti, Mariano Saba

Diseño de títeres: Vanina Gomez Zequeira

Diseño de luces: José Binetti

Asistencia de dirección: Catalina Teuly

Dirección: Andrés Binetti

Teatro del Pueblo

Temporada: 2014 - 2015

        Premios y Distinciones         

DISTINCIÓN PREMIOS TEATRO DEL MUNDO 2014 - MEJOR DISEÑO DE ESCENOGRAFÍA

        Prensa           

27-10-2014

AMBAR REVISTA

La puesta –bien acorde al texto- nos sitúa dentro de la nave en la cual convive este equipo argentino espacial. Con un gran ingenio, vemos una gran proliferación de objetos en escena que son resignificados como parte de esta cápsula/hogar donde viven estos astronautas. Teléfonos fijos, discman, son algunos de los objetos que nos remiten a un pasado no muy lejano y nos permiten esbozar una sonrisa cuando los vemos re significados como formando parte del mobiliario espacial

 

01-10-2014

TELAM

Magali Acha y los autores, responsables del diseño y de la realización de escenografía, dotan a los elementos de una capacidad para comunicar el deterioro y la poesía, y apelan al papel metalizado para otorgar un brillo escolar a la plancha usada como arma, a los aparatos que funcionan mal o a medias.

 

19-09-2014

EL LEEDOR

En general, la presencia de lo metálico está ligada a las máquinas, a lo que es percibido como no humano. Es notable el funcionamiento que tiene aquí: los materiales que componen la escenografía (que recrea el interior de una nave espacial) son puro desecho, pura chatarra, que da, en líneas generales, una idea vaga de un futuro tecnológico pero que está absolutamente ligada al pasado. Se pueden observar disquetes, carcasas de calefones, teléfonos en desuso, televisores viejos, partes de viejas batidoras, volantes de coches, etc.; todos  en funciones extrañadas. Son elementos corroídos por el tiempo, usados, con historia, que llevan la marca del hombre que los gastó, la huella de una época y también un relato que se une y resignifica el otro relato, el que presenciamos. Cada una de esas cosas le da una fuerza tremenda e inusitada a lo que se cuenta, realza el gesto irónico, tanto como las referencias a las perdidas canchas de pádel o a los parripollos. Nos da una idea de futuro como algo que se repite, como algo que llegó hace rato.